Páginas

miércoles, 2 de septiembre de 2009

La libre y la tortuga.

Estoy en la antesala de espera, no sé cómo llamarla si no, del aereopuerto. Es la enésima vez en los últimos meses. Leo las noticias con cierta profundidad pues no volveré a saber del mundo en unas semanas: Uribe, la mentada gripa, el narco, el apagón de gmail, Jimena que baja su potencia, un terremoto y sus muertos. Una amiga escucha el último discurso de Calderón. Hay 39 lámparas alumbrando el pasillo donde estoy sentada. Ayer fui a un seminario que hizo que los PCRs que hecho en mi vida se sientan obsoletos pero necesarios. Un radio casi clandestino toca una norteña nostálgica. Cris se va mañana a China. Mis padres, como siempre, no contestan el teléfono. Una amiga va a perder el vuelo, que bueno que me viene en taxi. Ya envié mi tesis a mi jurado. Pienso en la libre, la tortuga y la evolución del cloroplasto. Cambio el tema, visualizo la selva, las hectáreas de vegetación que sobreviven como en islas, que se acotan como cuando las glaciaciones.

Ayer ví Percépolis y soñé en blanco y negro.

Soluciones tortuga, soluciones libre, conflictos que son una carrera de obstáculos cíclica. Entiendo palabras sueltas del discurso de Calderón. Quiero escuchar música y cerrar los ojos. Quiero leer uno de los libros para niños sobre naturaleza que compramos ayer, aprender que las moscas se alimentan sólo de líquidos y que los artrópodos tienen un exoesqueleto.

Que ajena me es la realidad cuando más la quiero propia.

2 comentarios:

Nonorcita dijo...

Breve, flotante y con elementos tan concretos que todo queda tan claro. Me encantó tu entrada.
Un beso

a dijo...

que bueno que te acuerdas de las tortugas como yo jajajajaja
a mi también me gusta pensar en persépolis y en su versión de la canción "eye of tiger"